La pandemia mundial intensifica el cambio hacia las CBDC

El dinero tradicional en la actualidad

El dinero es una institución social que ha evolucionado durante milenios, y cada tipo de dinero cumple de manera irregular una o más de las funciones necesarias como medio confiable de pago o cambio, unidad de cuenta o depósito de valor. Sin embargo, ninguno de los tipos actuales de dinero ha demostrado satisfacer todas las funciones requeridas a la vez. Por ejemplo, si bien el dinero electrónico es un medio de pago o cambio conveniente, no cumple la función de fungir como depósito de valor confiable, a diferencia del oro o los diamantes.

Hoy en día, los bancos centrales brindan estos tipos de dinero, junto con medios de pago sin riesgos, al público en general, los bancos comerciales y las instituciones financieras. Tradicionalmente, el público en general ha podido retener el dinero que emiten los bancos centrales en forma de billetes, y los bancos comerciales y las instituciones financieras lo han podido retener en forma de dinero electrónico en reservas bancarias.

El coronavirus y el cambio hacia el dinero digital

Con los crecientes requerimientos y la rápida evolución hacia una economía digital, más bancos centrales en todo el mundo están considerando y experimentando la emisión de su propio dinero digital, a saber, las monedas digitales emitidas por bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés). Las CBDC ofrecen acceso universal, son ampliamente utilizadas por el público en general para realizar transacciones y mantener un depósito seguro de valor, y lo más importante, constituyen una forma totalmente gobernada y electrónica de dinero de los bancos centrales.

Por otra parte, en la actualidad, los bancos centrales tienen un motivo más para acelerar la emisión de las CBDC: la pandemia mundial del coronavirus (COVID-19). Si bien existe poca evidencia de que pueda transmitirse el virus por manipular billetes, el Sr. Benoît Cœuré, jefe del Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales, enfatizó el efecto de la pandemia en la digitalización en nuestras vidas en un reciente panel de discusión y señaló que “los historiadores económicos recordarán la COVID-19 como el evento que impulsó el desarrollo de las CBDC a la máxima velocidad”.

En un interesante discurso titulado “Pagos después de la crisis de COVID: problemas y desafíos emergentes”, Christina Segal Knowles, directora ejecutiva de la Infraestructura de Mercados Financieros (FMI), también destacó la importancia de las CBDC como la alternativa más segura para controlar el dinero privado, ya que presenta nuevas oportunidades que satisfacen las necesidades de pago futuras de la economía digital, aborda las consecuencias de una disminución en el acceso al efectivo y brinda una base para mejores pagos transfronterizos.

¿Por qué las monedas digitales de los bancos centrales?

En estos tiempos de crisis, los pagos del gobierno a las personas (G2P) son fundamentales. Los gobiernos de todo el mundo han estado buscando formas de responder eficazmente a las consecuencias económicas y sociales de la COVID-19, y algunos han probado varias formas tradicionales de distribuir efectivo de manera segura a una extensa cantidad de personas. Sin embargo, existen limitaciones considerables para que se distribuyan tales formas tradicionales, especialmente cuando se desaconsejan las interacciones físicas por cuestiones de seguridad. Por lo tanto, los gobiernos han estado considerando las CBDC como el nuevo instrumento que puede brindar transferencias financieras directas a las personas como medio para superar los mecanismos tradicionales de protección social.

Además, a diferencia de las monedas digitales desreguladas, como Bitcoin u otras criptomonedas, las CBDC están completamente reguladas, gobernadas y monitoreadas por los bancos centrales. Actúan como moneda de curso legal y mantienen un tipo de cambio fijo con las monedas nacionales. Además, ofrecen una alternativa sin riesgos a las cuentas bancarias y dinero privado para mitigar los riesgos financieros y crediticios en los sistemas de pago y mejoran la estabilidad financiera.

Por otra parte, los economistas han investigado y analizado la capacidad de las CBDC para estimular la economía en tiempos de recesión a través de herramientas de política monetaria poco convencionales, como el dinero helicóptero, el financiamiento del dinero o la flexibilización cuantitativa. Las CBDC también fomentan una nueva competencia con los bancos en forma de innovación tecnológica y servicio al cliente, lo que crea nuevos participantes en el mercado y, en última instancia, facilita servicios financieros modernizados.

Contextos tecnológicos de las CBDC

Existen varios contextos tecnológicos en los que se pueden implementar las CBDC. El contexto que se elija tiene un impacto significativo en el nivel en que las CBDC cumplen los objetivos generales de los bancos centrales y las decisiones de diseño relativas a los mismos. Por ejemplo, para que el público tenga acceso universal, las CBDC basadas en una blockchain necesitan una red resistente y siempre disponible en todo el país.

Los argumentos de que las CBDC podrían implementarse usando la pila de tecnología tradicional actual, en cierta medida, son válidos. Por ejemplo, las aplicaciones distribuidas y las arquitecturas de computación en malla ya brindan una alta capacidad de recuperación y un rendimiento efectivo de las transacciones. Sin embargo, un enfoque basado en blockchain se considera más seguro, ya que permite una solución descentralizada y basada en el consenso. A diferencia de las soluciones distribuidas o basadas en la nube, la descentralización garantiza que cada instrucción ejecutada en la red requiera consenso entre los nodos participantes, lo que permite desarrollar un libro mayor inmutable e irreversible que tenga una fuente de la verdad.

Además, las CBDC basadas en una blockchain permiten que se implemente “dinero programable” para acelerar el cambio hacia una economía digital. El dinero programable se implementa a través de un contrato inteligente que se ejecuta dentro de la red de blockchain y autoejecuta los términos y condiciones del contrato. Esto permite que se ofrezcan nuevos productos y servicios innovadores, por ejemplo, bonos, acciones y valores que utilizan una blockchain como infraestructura y plataforma de innovación.

También le puede interesar

Resiliencia operativa a nivel nacional: ¿ágil o frágil?

Resiliencia operativa a nivel nacional: ¿ágil o frágil?

El director de operaciones de ProgressSoft, Rami Tannous, reflexiona sobre la necesidad de que los bancos centrales faciliten una mayor capacidad de recuperación operativa de los sistemas financieros a escala nacional. Lea el artículo completo para descubrir qué hace que un ecosistema de pagos sea ágil o frágil.